lunes, junio 19, 2006

El anuncio...

Posted by PicasaPese al estado ruinoso de alguno de los edificios la calle Eloisa Fernández (Villaviciosa), la misma conserva restos nobles, ricos y propios de la segunda mitad del siglo XIX, cuando se desarrolla el Barrio de la Oliva. En este caso, recogemos una de las fachadas de un edificio de 1864: antepechos con rejería metálica, lienzos de mampuesto y zonas estructurales y vanos enmarcadas con sillar de piedra con decoración al uso.


Hace un mes aproximadamente, el Ayuntamiento tomó la decisión de cerrar el paso por la acera de los números pares, los del norte, en la Calle Eloisa Fernández, la que arranca del cruce de la Oliva en dirección al Puntal y Tazones. Acera que da servicio fundamentalmente a toda la población, no es poca, que vive, trabaja o accede a servicios en la Calle de la Oliva. Además de toda la población del Puente Huetes en adelante. ´

La C/ Eloisa Fernández es un elemento importante tanto en la trama urbana, desde finales del siglo XIX, con algunos elementos arquitectónicos representativos del momento, como en la trama social, pues la inicia el edificio, recientemente restaurado, de la Fundación Cardín, que merece la pena visitar.

La decisión del referido corte de acera parecía estar motivada por peligro de derrumbe de alguno de los edificios comprendidos entre los números 8 y 16.

Se colocaron vallas que impedían totalmente el paso en esa dirección y se rogaba a los peatones que circulasen por la acera de enfrente mediante carteles colgados de las vallas, por lo que para leerlos y enterarnos de que corríamos peligro teníamos que agacharnos y colocarnos en la carretera.

Sin embargo, todo es una broma pesada, pues enfrente lo que hay es un cruce: el cruce de Eloisa Fernández y el Callejón del Canto. De tal manera que los peatones nos veíamos igualmente expuestos.

Asimismo, en toda la calle no hay paso de peatones y, teniendo en cuenta las señales de prohibición de velocidad a más de 70, los vehículos circulan ya a velocidad considerable, pues interpretan que están fuera de zona urbana, pues la señalización así lo indica.

Como barrio joven, el de La Oliva está bien tramado generacionalmente, por lo que abundan tanto niños como personas mayores.

La situación se volvió peligrosísima para los transeúntes, pues teníamos que cruzar a la esquiva de coches. Especialmente sensibles a esta nueva situación son los niños que van y vienen a la escuela y las personas mayores.

La situación se fue haciendo cada vez más insostenibles y se recogieron firmas solicitando una solución a quien teniendo en frente de casa el problema mira hacia otro lado.

Como solución se optó por una chapuza: colocar las vallas contra los lienzos de los edificios ruinosos, reduciendo a más de la mitad el ancho de una acera ya de suyo estrecha. Por lo que ahora estamos casi peor que antes, pues en algunos puntos los peatones tenemos que invadir la carretera si queremos llegar a la Villa. Otros ni siquiera pueden pasar, por lo que tienen que cruzar la calle corriendo y en situaciones de verdadero riesgo. Además, como esa es la única acera de acceso al centro de la Villa, tienen circulación de peatones en las dos direcciones, por lo que si dos personas se encuentran forzosamente, una, a la carretera.

La desidia es tal que habrá que esperar a que ocurra un accidente mortal para recibir el pésame y luego, eso sí, se pondrán en marcha todas las soluciones que podrían haberlo remediado.
Pero lo peor aún está por llegar, pues el verano todavía no despuntó.

Sin embargo, lo más sangrante, lo que personalmente más me duele y me indigna, es que el responsable en última instancia de las decisiones que se toman a este respecto, vive enfrente del lugar que señalamos.


Posted by PicasaFachada de la manzana de la discordia, antes de ser declarada en ruina por la Administración local. Edificio probablemente de la segunda mitad del siglo XIX, pues tanto el estilo de los vanos como el desarrollo de una galería acristalada bajo estructura de metal posee una decoración propia de dicha época (Villaviciosa). Asimismo, es en esa época en la que se consolidan este tipo de dependencias en las casas asturianas.


Posted by PicasaVista de la parte trasera del edificio anterior (Villaviciosa). Dentro de dichas ruinas se conservan elementos arquitectónicos probablemente más antiguos y sobre los que se adosa el edificio de nueva planta en la segunda mitad de mil ochocientos y ahora en ruinas, o bien reaprovecha y remodela parcialmente la edificaciones preexistentes. En cualquier caso, a nuestro juicio, ahí hubo alguna dependencia señorial y parte de otras dependencias que aún se conservan en estado ruinoso, debieron ser auxiliares de aquella.


Posted by PicasaDetalle de cómo queda el tránsito de la Calle Eloisa Fernández (Villaviciosa) tras la colocación de las vallas. Previamente, llegaron incluso a no permitir el paso a los peatones.



Posted by PicasaSituación cotidiana de tránsito de todos los vecinos del Barrio de La Oliva, Huetes y El Riañu (Villaviciosa), tras declararse ruina el edificio al que en las fotos anteriores hacíamos referencia.


Posted by PicasaOtro detalle de la C/ Eloisa Fernández (Villaviciosa).


Posted by PicasaOtro detalle de tránsito de niños en la C/ Eloisa Fernández (Villaviciosa)



Situación a la que a diario nos vemos sometidos los vecinos del Barrio de La Oliva, Puente Huetes y El Riañu (Villaviciosa).


Mi amigo Beni, que junto con los demás vecinos se ve expuesto a peligro por falta de soluciones al tránsito de peatones en la Calle Eloisa Fernández.

Posted by PicasaEsquina del Callejón del Canto con la Calle Eloisa Fernández (Villaviciosa), situada frente por frente de la zona protegida por ruinosa. Es evidente, que la circulación, por esa mano, queda interrumpida para los peatones por falta también de un paso o señalización segura. Más aún, debido a que el de la Oliva se ha convertido en una encrucijada de acceso a la Villa, la formación de caravanas en la C/ Cavanilles y la ausencia de circunvalaciones, provoca que bastantes conductores tomen el Callejón como un atajo, por lo que el número de vehículos circulante es también elevado en ese tramo.



Vicente Rodríguez Otero


ESN: 48511-060720-402245-19