domingo, julio 13, 2008

Villaviciosa es el modelo del "laisser dire, laisser passer" en estado puro.

Las noticias que están apareciendo en los "medios" me llevan a una pregunta: ¿Qué relación existe, si existe alguna, entre el origen de la crisis inmobiliaria, por "titularización" de acciones con escasa o nula solvencia en los EE. UU. y la derivación de sus primeras consecuencias en Inglaterra, y la política local de Villaviciosa? Hay quien puede pensar que no son comparables en todos los sentidos EE. UU. e Inglaterra con el concejo de Villaviciosa y, en parte tienen razón, pero no debemos olvidar que uno de los orígenes de la crisis, es el crecimiento basado en el "hormigón". Hormigón echado en ciudades y pueblos como el nuestro, pero americanos.

Otra similitud, no menos importante y en la que nos interesa detenernos, es que en ambos casos, EE. UU. y Gobierno Local de Villaviciosa, se cree en el "laisser faire, laisser passer" -"dejar hacer, dejar pasar". Bien es cierto que en la Villa, es más por "pasotismo" que por convencimiento, pero en cualquier caso la tesis es la misma: "laisser taire" -dejar hacer-. En realidad aquí se va más allá, "laisser diré, laisser passer" -dejar decir, dejar pasar-. Vamos, aquello de llámame gorríón pero échame alpiste o algo así.

En esa dirección, hoy la prensa recoge que, en el reino mundial del liberalismo, los EE. UU., se acaba de nacionalizar el segundo gran banco hipotecario de la nación, el IndyMac. No nos detendremos en las cifras, pues además de ser enormes aparecen en multitud de referencias(El País: http://www.elpais.com/articulo/economia/gobierno/estadounidense/nacionaliza/Indymac/evitar/quiebra/elpepueco/20080712elpepueco_1/Tes, Excite: http://24horas.excite.es/internacional/47783/Cronica-EEUU-Las-hipotecarias-estadounidenses-bajo-el-fantasma-de-la-nacionalizacion; La Vanguardia: http://www.lavanguardia.es/lv24h/20080712/53499676900.html; Libertad Digital: http://www.libertaddigital.com/noticias/kw/eeuu/gigantes_hipotecarios/hipotecas/nacionalizacion/perdidas/subprime/kw/noticia_1276334628.html; etc.). El resultado de esta operación, a las que habrá que sumar de otro tipo de intervenciones que ya se avecinan, al objeto de no provocar un colapso económico mayor, léase las empresas Fannie Mae y Freddie Mac, puede acabar duplicando la deuda del propio Estado de los EE. UU. La cuestión, no tendría mayor importancia si quien la pagase, de verdad, fuesen los propios votantes de quienes han fomentado un tipo de crecimiento económico cuyo desenlace empezamos a conocer públicamente.

No hace mucho, en el otro Estado referente mundial de esa doctrina, en Inglaterra, se procedía también a nacionalizar otro banco, el Northern Rock.

Estas dos medidas nacen justo en el momento en el que comenzamos a profundizar en los efectos de una crisis que ha sido generada por una política basada en el "libre mercado", la invasión de Irak para que bajase el precio del petróleo y para generar una paz duradera en Oriente Próximo.

Y aunque no todos los empresarios, promotores o banqueros piensan de la misma forma, en España ya hemos visto cuál ha sido la reacción de algunos de los que han llenado sus bolsillos mientras duró el período de "vacas gordas": que el Estado -ese Estado que debe prestar el menor número de servicios posible a la sociedad, sostienen- invierta ahora el dinero -que recauda de todos -en los sectores productivos en los que cada cual tiene su negocio, al objeto de asegurar sus ingresos.

El planteamiento en Asturias, no ha sido distinto. Solicitud de más hormigón.

En nuestro concejo, cuyo crecimiento en los últimos años se ha basado en el desarrollo de un plan urbanístico que se ha ido modificando a cada paso según necesidad de algunos promotores -el mercado- acabó generando aberraciones importantes por lo que los efectos de la crisis van a ser mayores que en otros lugares. Primero porque si bien la construcción de viviendas se ha llevado hasta donde el límite de la especulación ha podido, el conjunto de infraestructuras que implicaba el propio plan, que debía dar servicio a dichas viviendas y ser exigidas desde la Administración pública, no se ha culminado. En la zona rural, especialmente en la marina, se ha producido un crecimiento silencioso y desordenado, que generará a corto plazo demandas de servicios de infraestructura a la propia Administración local. Asimismo, en la zona urbana, junto a trazas de nuevas calles con aceras con medio metro de ancho -intransitables en algún punto por presencia del pie de una farola-, calles con aceras y viales estrechos, en los que una racionalización del tráfico obligó a ponerlos en una sola dirección, tenemos otras calles en las que no se ha culminado la infraestructura y, lo más importante, ya no tiene visos de que la misma se realice en varios años.

Paralelamente, el equipo de gobierno de las anteriores legislaturas vació las arcas municipales hasta extremos insospechados: cuando tomó posesión había un superávit de unos 50 millones de pesetas y cuando abandonó el gobierno la deuda era superior a los mil millones de pesetas. Eso en doce años y con altas tasas de ingresos económicos en las arcas generadas por la febril actividad constructiva. Pero ello no se tradujo en ningún tipo de infraestructura visible, ¡bueno, ni visible ni invisible!. Por tanto, ¿cómo resolver los problemas pendientes: los que había y los generados con el desarrollo incontrolado del plan urbanístico?

Existen dos formas de resolver las crisis: el liberalismo puro, no intervención por parte de la Administración en el mercado y que la libre competencia lo regule -su desarrollo acaba generando monopolios- y diversos modelos de intervención.

Así, para los neoliberales inconsecuentes, la intervención debe ser puntual al objeto de salvar algunas empresas, de tal manera que se garantiza que la economía siga funcionando, para los modelos del "Estado del bienestar" la intervención de la Administración en la vida pública es un instrumento para garantizar la integración de todos los ciudadanos en un proyecto común. En Villaviciosa... no es que no se sepa cual de ellas aplicar, es que no se puede aplicar ninguna, pues la ruina económica de la Administración local es tal que no permite ningún tipo de maniobra ahora en la "época de vacas flacas".

No cabe personalizar y echar toda la culpa de esta situación al anterior Alcalde, pues quien lo hace olvida que el actual equipo de Gobierno está formado por personas que o bien directamente o bien familiares suyos muy próximos han participado activamente con aquel en el desmantelamiento de la riqueza que poseíamos.

Por último, solucionar problemas cuando no los hay lo hace todo el mundo, solucionarlos cuando aparecen es más difícil. Por tanto debemos exigirles a nuestros representantes -en época de elecciones nos prometieron solucionar los problemas, pues tenían solución para ellos- que cumplan:

"Lo prometido es deuda".



numly esn 78041-080714-697548-48 Rate content:


Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Unported License.